EL CHARANGO DE EDGAR VAN DER BOER

. . 5 comentarios:

Génesis de una fobia

El caso del holandés Edgar Van Der Boer es un ejemplo de las distintas formas en que un hombre puede acercarse al conocimiento de una cultura diferente de la propia sin estar preparado para ello.
Van Der Boer empezó a comprender la cultura Argentina a través de una inmobiliaria. Desde Holanda gestionó un "depto. ampl. lum. exc. vista" y al llegar a Buenos Aires se encontró con un departamento interno, en la planta baja de un edificio torre de diecisiete pisos. Instalándose en la vivienda aprendió rápidamente ciertas costumbres autóctonas en relación a los tratos comerciales.
Con el correr de los días se informó sobre giros idiomáticos y comidas regionales a la vez que se iniciaba en algunos tópicos no despreciables de la arquitectura local. El contacto con los elementos hostiles de nuestra cultura hicieron que su adaptación al medio criollo le resultara ardua, difícil y penosa pero estos fueron solamente los aspectos más favorables del proceso.
Los motivos de su estadía eran de índole casi académica: un pujante interés por el charango. Eso lo llevó a gestionar una beca para iniciarse en el estudio del instrumento del que no tenía conocimientos previos.
En el charango, el luthier combina a la mulita con el diapasón. Esto le hizo pensar a Van Der Boer, con cierta preocupación, que en un conjunto folklórico, el charanguista es el que carga con el muerto.
Las características morfológicas siguieron confundiéndolo ya que no sabía si para trasladarlo debía llevarlo en un estuche o sacarlo con una correa. Posteriormente comenzó a inquietarlo la necesidad de definir cuál era el sexo del instrumento. Sentía que al interpretar una tonada de amor debía saber si lo estaba haciendo en un espécimen macho o en uno hembra.
Sin aclarar el punto, se encontró con otro problema a la hora de afinarlo. No estaba seguro de si debía sumar a los conocimientos de afinación, nociones de veterinaria o, al menos, de taxidermia.
No sin razón, Van Der Boer comenzó a ver al charango como un instrumento un tanto siniestro al notar que su ejecución (nunca mejor utilizado el término) implicaba, de algún modo, rascarle la panza a un muerto y la posesión del mismo, convivir con un cadáver.
Así, su presencia en la casa comenzó a amedrentar al holandés que en el silencio de la noche, después de dar las doce, escuchaba lamentos y voces que lo aterraban aún sin entender del todo su significado.Van Der Boer regresó a su país de origen y nunca supo qué le gritaban los vecinos para que dejara de tocar. En la actualidad se dedica a la práctica de la mecanografía, en su Amsterdam natal, durante dieciséis horas al día negándose a abandonar su vivienda por motivo alguno presa de la agorafobia.

(Cuento publicado en el libro “¡Araca Lacan!”, Editorial Letra Viva, 2007)

5 comentarios:

  1. Yo solicite comprar un ejemplar de este magnifico libro para regalar, ya que yo tengo el mio dedicado, y no tuve suerte.>Digame señor si ahora lo lograre...
    POTELEI

    ResponderEliminar
  2. este es el holandes errante? qué pasa que publicas del libro ya conocido? date un poco de cuerda y divertinos con algo nuevo. guillo

    ResponderEliminar
  3. Es que como el holandés es agorafóbico, ésta es una forma de sacarlo a tomar aire.

    ResponderEliminar
  4. ¡Excelente, Roberto! No hay nada mejor que el humor en estado puro y natural, mucho más cuando esa naturalidad se transforma en creatividad ingeniosa y gracia perspicaz. La inspiración está en el césped de cualquier cancha de fútbol, y cuando las "paredes" te las devuelve un Maradona, Messi o Riquelme, como el querido Raúl Urtizberea, el talento aflora mucho más. Seguramente, más tarde o más temprano, tu dedicatoria le habrá llegado o le llegará y si aún no la recibiera, algún día, cuando todos nos volvamos a encontrar, te lo agradecerá y sin saber cómo, nos reconozcamos en las amistades que tuvimos. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recién veo tu mensaje Orlando. Más tarde que temprano, te agradezco tan lindas palabras. Abrazón

      Eliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

contrataciones

e-mail: contacto@legalcomico.com.ar

Celular:
(011) 15 5 812 1910

Legal Twitter

Legal Facebook

Show de Stand Up para eventos


EL SHOW DE LEGAL EN FIESTAS Y EVENTOS PRIVADOS

Es un
show de monólogos de humor stand up y chistes sobre temas de la vida cotidiana con participación mediante la identificación.

El lugar a presentarse debe contar con equipo de sonido.
Para lugares no muy amplios (quinchos, casas, bares pequeños, etc.) se cuenta con sonido propio.

La duración es de 45 minutos aproximadamente.
No se agrede a ninguno de los participantes del evento.
No es magia.

contacto@legalcomico.com.ar
(011) 15 5 812 1910

Legal Youtube

Loading...

Coaching de comedia


¿CÓMO HACER DE UN BUEN MATERIAL DE STAND UP UN MATERIAL EXCELENTE?

Durante el coaching se trabajará sobre el texto y la actuación.

El texto: definir las premisas, redacción del gag, ordenamiento del material para que resulte más efectivo.

La actuación: cómo llevar el texto al escenario, el ritmo, fórmulas para “romper el hielo”, el personaje escénico, el trabajo con el público. A una cuadra del obelisco.

contacto@legalcomico.com.ar
(011) 15 5 812 1910

contacto@legalcomico.com.ar

¡Araca Lacán!


A la venta en librerías.

Seguidores